Tras un proceso pactado con los niños, los profesores llevan los juegos elegidos a las aulas de clase. Según investigadores, ayudan a los niños a ser más críticos del mundo real.

De los videojuegos se ha dicho de todo: que generan más violencia, que aumentan el sedentarismo de los niños, que los vuelven adictos... Pero investigadores españoles le han dado un giro a este tema y aseguran que pueden ser una herramienta educativa.

La prueba ya la están haciendo en cuatro colegios de Madrid (España) donde han instalado consolas de videojuegos en los salones de clase. Los más felices son los niños, pero curiosamente también los profesores, que ahora enseñan Lenguaje, Historia, Matemáticas y hasta Música con videojuegos de Harry Potter, Sims, NBA Live o Lara Croft.

Desde España, Pilar Lacasa, psicóloga y directora del grupo de investigación Imágenes, Palabras e Ideas (Gipi) de la U. de Alcalá de Henares, que instaló la consola de juegos en estos colegios, le explicó a EL TIEMPO que usan videojuegos y no temen a los que son violentos porque permiten que los maestros dirijan debates de educación en valores y que los niños "sean más críticos".

Al inicio de cada curso, los investigadores se reúnen con los profesores y definen en qué clases podrían introducir las consolas.Luego, discuten con los niños con cuál videojuego les gustaría aprender y diseñan cursos, usualmente de dos horas semanales.

Primero, los niños leen en Internet sobre los personajes de sus videojuegos. Dibujan los personajes y los publican en la red, juegan con las consolas, ven películas y las comparan con los videojuegos y, al final, analizan los videojuegos o los temas aprendidos y escriben reflexiones en un blog.
'En cualquier clase' 

Lacasa asegura que sirve para cualquier clase. Si quieren enseñarles valores y trabajo en equipo, usan NBA Live o Fifa Football, que les permiten desarrollar habilidades deportivas. Leer más.